Diagnóstico por imagen vs razonamiento clínico

Actualmente estamos viviendo unos tiempos en el que cuando tenemos algún tipo de patología mecánica se considera primordial en realizar un diagnóstico basado en una imagen, bien sea mediante radiografía, eco, resonancia magnética, TAC…..

En un principio no parece un mal método y es cierto que nos aporta mucha información sobre cómo están los tejidos, pero como en todo, los excesos son malos, y es posible que a veces se abuse de este sistema diagnóstico, dando prioridad a lo que sale en la imagen y no hagamos demasiado caso de la clínica del paciente (síntomas y signos que presenta el paciente).

Os voy a poner varios ejemplos para que podáis entender lo que intento explicar:

Nos encontramos con un paciente con dolor en la rodilla, con varias semanas de evolución. En el día a día el dolor no le imposibilita hacer nada, aunque tiene alguna molestia ocasional, pero en la práctica deportiva nota unos pinchazos que le obligan a parar. Después de acudir al médico y que le realicen algunas de las pruebas que he comentado antes. El  informe de las mismas indica que todo es normal, por lo tanto ¿el paciente está bien?  ¿Se está inventando su dolor? ¿está el paciente somatizando? (la somatización es algo a tener en cuenta, pero no siempre esto ocurre). O Quizá ¿su dolor podría venir provocado por otras cosas que no necesariamente sean valorables en el diagnóstico por imagen?; ejemplos que me vienen a la cabeza podrían ser: puntos gatillo, desequilibrios musculares que provoque un leve des-alineamiento articular, irritación en la grasa de Hoffa, y otras muchas causas que no es necesario nombrar.

diagnostico por imagen 01 320x320Otro ejemplo es el de la hernia discal. Es cada vez más conocido,  que a partir de cierta edad un porcentaje bastante elevado de la población, sufre este proceso, y muchas veces no padece ningún tipo de síntomas. En algunos casos es una degeneración natural del cuerpo. Dicho esto veamos el caso de un paciente con dolor lumbar que acude al médico. Después de una valoración por resonancia magnética, el informe muestra, que hay una hernia de disco: ¡ya está! ¡Ya tenemos la causa! Pero pensemos, esa hernia puede llevar ahí 2 años  (una hernia no es precisamente un proceso que se instale de la noche a la mañana) y hasta el la fecha no ha provocado ningún tipo de dolor, ¿Por qué ahora sí? En la imagen se puede ver la hernia y por esto, damos por supuesto que el origen del dolor de espalda es ese, ¿y porque no puede ser otro el motivo, si el paciente nunca antes había tenido dolor? Podría ser por otros motivos, entre los cuales puedo proponer: de nuevo los puntos gatillo, un problema de inestabilidad segmentaria, rigidez o incluso un problema visceral.

Un último ejemplo sacado de un artículo: paciente que acude al médico con dolor lumbar, el médico le prescribe antiinflamatorios (esta historia seguro que más de uno debe recordar como propia hasta aquí) y algo de fisioterapia activa. Lo vuelve a visitar más adelante para una proponer realizar resonancia magnética y así se curarse en salud.

Al paciente se le pasa el dolor pero aun así acude a la resonancia. Una vez con el informe en la mano ¿adivináis cuál puede ser el diagnóstico? ¡Exacto! una hernia discal, pero después de esto  ¿a que no adivináis que le sucede al paciente que ya no tenía dolor alguno? Pues para sorpresa de varios el dolor, no solo vuelve a aparecer, sino que ¡le aumenta! Es decir el hecho de hacerse la prueba y conocer el resultado, ha provocado que reaparezca un dolor el cual ya había remitido.

diagnostico por imagen 04 320x320Con todo esto no pretendo quitarle valor al diagnóstico por imagen, pienso que es muy útil y como he dicho antes nos da mucha información. Pretendo que hagamos una pequeña reflexión en que a veces nos olvidamos del paciente, su dolor y sus síntomas y nos centramos únicamente en una imagen. Olvidamos preguntar, escuchar y observar al paciente. Información que perdemos y que tiene un valor inmenso, ya que en todo esto está la respuesta al diagnóstico del paciente.

Como conclusión a todo esto, en mi opinión, lo ideal es combinar las dos cosas. Un diagnóstico clínico, respaldado en unas pruebas complementarias y no al contrario. Conseguiremos así un diagnóstico más global y holístico del paciente, cosa que repercutirá en una mayor efectividad de los tratamientos, ya que pueden ir más encaminados a resolver la problemática de cada paciente.

Aquí os dejo algunos links de artículos científicos, extraídos de otras webs, que amplían todo lo comentado:

http://www.jospt.org/doi/full/10.2519/jospt.2010.0407#.VhJaOfl_sVx

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/8208267

http://www.ajnr.org/content/early/2014/11/27/ajnr.A4173.full.pdf

http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC2867597/

Pep Vilalta Rodríguez

Tens alguna consulta?

Si tens qualsevol dubte o consulta escriu-nos o truca'ns i et contestarem tant aviat com ens sigui possible.

integral fisioterapia

Adreça:

C/ Vallespir, 203, 08014 Barcelona

 

Teléfon

93 491 5302

699 506 359

 

Email

info@integralfisioterapia.com

 

Horaris

Dilluns a Divendres de 9 a 21h

Dissabtes de 10 a 12h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies