La importancia de la colaboración del paciente: Ejercicio Terapéutico

Ejercicio terapeutico 01 320x320

Voy a escribir esta vez sobre el ejercicio terapéutico, y no lo hago por romper ningún mito ni enseñar nada nuevo a nadie.

Creo que es importante que todos conozcamos de la importància de la educación del paciente para que la resolución de sus problemas lleguen a buen termino. Muchas veces, el paciente (o así pasa con los pacientes que suelo atender habitualmente), llega a la consulta con muchas espectativas sobre lo que será su tratamiento, y puede marchar decepcionado pensando que solo ha pasado 20 o 30 minutos tumbado en una camilla y ni tan siquiera le han hecho un masaje. Y, es aquí donde digo que debemos educar a los pacientes.

Los fisioterapeutas somos profesionales del movimiento y nuestra función debe ir encaminada a restaurar o normalizar la movilidad en los tejidos y articulaciones donde esta falla, pero también es importante que todo lo que se consigue en la sesión sea llevado más allá y el paciente se responsabilice de su problema implicándose en la resolución de su problema mediante los famosos “ejercicios para casa”.

Nosotros, como profesionales, tenemos que estar dotados de conocimientos y realizar las técnicas adecuadamente, por supuesto después de haber hecho una exploración correcta y un screening excelente junto a un buen razonamiento clínico, para establecer un plan de tratamiento. Pero después de esto, a veces, viene el error de muchos profesionales de la fisioterapia y de la falta de educación del paciente (no me refiero en cuanto a formas o modales, espero que quede claro). La fisioterapia no solo consiste en tumbar al paciente y que el fisioterapeuta haga “magia” con sus manos (o, en ocasiones, mediante otros medios) para resolver todos los dolores del paciente, sino que tenemos que corregir y tratar lo que la exploración nos ha mostrado y enseñar al paciente como puede colaborar en ese proceso.

Y, es, en esto último, en tomar conciencia de la importancia de su colaboración, en lo que tenemos que educar al paciente. En un proceso de recuperación de cualquier trastorno, es necesario e imprescindible la involucración y colaboración del paciente. Nosotros, como profesionales, ponemos el conocimiento y las manos, pero el paciente ha de responder colaborando y aprendiendo las recomendaciones para facilitar el proceso. Y, esto implica que nosotros aportemos una cuarta parte y el paciente tiene que corresponder con las otras ¾ partes. Pensad que nuestro trabajo dura unos 45minutos pero hasta la siguiente visita pasan días o incluso semanas, y lo que hemos conseguido en 45minutos se puerde perder en unas pocas horas si el paciente no cumple con su parte del trato.

¿De qué  sirve una manipulación vertebral si no continuamos trabajando para que se mantenga la movilidad de ese segmento intervertebral? ¿O si no hay un trabajo de control motor para mejorar las capacidades musculares de los multífidus que evite que volvamos a tener una inestabilidad? La consecuencia de no continuar con el trabajo nos va a llevar de nuevo a la contractura muscular, con el déficit de movilidad que ello comporta.

O, ¿una técnica neurodinámica para mejorar la movilidad de un nervio en una interfase si después el paciente no realiza los “sliders” en casa?

¿De qué sirve pasarte un montón de rato haciendo estiramiento, masaje o movilizaciones en la zona dorsal y cervical si el paciente no cumple con el objetivo de mejorar sus hábitos posturales durante su actividad laboral y lleva a cabo los ejercicios recomendados que suponen menos de un 1% del las 24horas de dia?

O, ¿qué seria de la electrólisis percutánea sin la realización de ejercicios excentricos pasadas las 48h de la realización de la punción?

O, ¿de qué sirve la punción seca sino eliminamos los factores perpetuadores, que nos van a generara que se produzca la activación de los “trigger points” de nuevo?

Así que, nos tenemos que mentalitar nosotros como profesionales prescriptores de ejercicios o gimnasia terapeutica, correctiva, etc. Y vosotros como pacientes…para que el contrato no firmado que se establece el primer día haga que todo llegue a buen puerto.

Sinceramente, a veces después de ver por segunda o tercera vez a un paciente, que reconoce no estar haciendo el trabajo complementario que se le propone, el fisioterapeuta se queda con una sensación de impotencia al ver que la persona a la que tiene delante está gastando un dinero y un tiempo que no le está reportando el beneficio deseado. En ocasiones con la consecuente pérdida de confianza hacia el profesional que le lleva el caso o hacia la terapia que este le esta practicando; Y todo ello por no poner toda la carne en el asador y dedicarse unos minutos al día para resolver definitivamente su problema.

Espero que todo esto nos sirva como lección a los fisioterapeutas de que la sesión no se tiene que limitar a tumbar al paciente en la camilla…y  al paciente a que colaborar tiene su recompensa y nos ayudar a resolver el trastorno de manera más rápida y eficaz.

Por Pablo Redón

Tens alguna consulta?

Si tens qualsevol dubte o consulta escriu-nos o truca'ns i et contestarem tant aviat com ens sigui possible.

Contacta'ns

integral fisioterapia

Adreça:

C/ Vallespir, 203, 08014 Barcelona

 

Teléfon

93 491 5302

699 506 359

 

Email

info@integralfisioterapia.com

 

Horaris

Dilluns a Divendres de 9 a 21h

Dissabtes de 10 a 12h

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR