Abordaje fisioterapeutico de la Incontinencia Urinaria del esfuerzo en la mujer

La incontinencia urinaria (IUE) es la pérdida involuntaria de orina, como consecuencia del aumento de presión en la cavidad abdomino-pelviana. Asociada mayoritariamente, a un esfuerzo determinado, como podría ser reir, toser, andar o correr, que supone un problema social e higiénico.

La IUE puede presentarse junto a otras enfermedades, o bien, ser consecuencia de diversas causas. Su incidencia representa un 20-30% en la población global, y crece linealmente con la edad, constituyendo así, una verdadera problemática en la población geriátrica.

 En los últimos años, la IUE ha experimentado una creciente atención por parte del personal sanitario, así como de la población en general. En este sentido, debemos destacar la especialización y la evolución de la fisioterapia en el abordaje de esta problemática de salud.

 Actualmente, cuando una paciente presenta IUE, el fisioterapeuta, debe realizar una completa anamnesis, precedida de una valoración específica, que permitan conocer la causa concreta, con la finalidad de establecer un tratamiento específico y resolutivo en cada caso.

 En referencia a la anamnesis, debe recoger los siguientes datos, inicio de dichas pérdidas de orina, tipo de esfuerzos con los que se asocian, posibles procedimientos obstétricos a los que haya sido sometida la paciente, así como otras intervenciones quirúrgicas del suelo pélvico y/o abdominales, e incluso cicatrices derivadas de éstas. Toda esta información, nos permitirá conocer si existe una causa de base que haya podido dar lugar a un mal estado del suelo pélvico.

 Continuaremos con la valoración, que se centrará en conocer el estado del suelo pélvico y del recinto abdomino-pelviano, lo que nos permitirá establecer el algoritmo de la IUE en cada caso concreto.

 Debemos saber, que la mayoría de pacientes con IUE, presentan una inclinación de la uretra superior al valor normal, que generalmente será consecuencia de una disminución del tono de la musculatura del suelo pélvico, es decir, presentan un periné blando, y posiblemente también en mal estado el tejido local. En una minoría de casos, será debido a la hiperlaxitud de los ligamentos posteriores de la uretra.

 A continuación, valoraremos la fuerza de la musculatura del suelo pélvico, así como la propiocepción, es decir, comprobaremos si la paciente es capaz de contraer el suelo pélvico correctamente, y si además puede centrar su atención en esta parte del cuerpo.

Por último, debemos explorar la cavidad abdomino-pelviana, descartando un elevado tono del diafragma, un déficit de la musculatura de la faja abdominal, así como alguna alteración de los órganos abdominales. Todos estos factores, contribuyen a generar un aumento de presión en el suelo pélvico, que sumado a un déficit de éste, pueden dar lugar al desarrollo de la IUE.

 A partir de aquí, ya podemos enfocar nuestro tratamiento de forma más específica.

Si lo que hemos hallado en la valoración, es una hipotonía del suelo pélvico, utilizaremos ejercicios de contracción, gimnasia abdominal hipopresiva (GAH), vibración y electroestimulación, entre otras; si además tenemos un fallo de fuerza y/o propiocepción, debemos realizar educación del suelo pélvico, para mejorar la auto-conciencia de éste. Si encontramos un diafragma excesivamente “duro”, debemos utilizar técnicas para relajarlo, y si encontramos congestionado algún órgano, debemos realizar técnicas para movilizarlo e intentar que vuelva a su estado inicial.

 Como vemos, el abordaje fisioterapéutico de la IUE, no se ciñe a realizar los conocidos ejercicios de Kegel o GAH, sino que se trata de algo mucho más complejo, que contempla todos y cada uno de los hallazgos encontrados encontrados en la valoración, lo que permite establecer un tratamiento mucho más efectivo.

 Para finalizar, me gustaría destacar la importancia del papel preventivo en la IUE, ya que tal y como hemos mencionado, su desarrollo depende mayoritariamente, del estado de suelo pélvico y del recinto abdomino-pelviano. Después del embarazo y/o parto, será muy importante realizar una visita de fisioterapia del suelo pélvico, y en el caso de que el profesional lo considere necesario, establecer un tratamiento preventivo de la IUE; así mismo también después de procedimientos quirúrgicos que incluyan las zonas mencionadas.

 Por PATRICIA CARA (Fisioterapeuta Col. 12.017)

Tens alguna consulta?

Si tens qualsevol dubte o consulta escriu-nos o truca'ns i et contestarem tant aviat com ens sigui possible.

Contacta'ns

integral fisioterapia

Adreça:

C/ Vallespir, 203, 08014 Barcelona

 

Teléfon

93 491 5302

699 506 359

 

Email

info@integralfisioterapia.com

 

Horaris

Dilluns a Divendres de 9 a 21h

Dissabtes de 10 a 12h

© 2015 Integral Fisioterapia. Todos los derechos reservados.  |  Nota Legal  |  Política de Privacidad

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR